Renovando experiencias, repitiendo sensaciones

"De la primera vez se aprende; de la segunda, se disfruta". Este año volveremos a estar presentes en la Maratón del Meridiano Isla de el Hierro 2014, no podíamos faltar a la cita.

El miércoles tuvimos visita así que nos calzamos nuestras zapatillas deportivas y nos rodeamos de la mejor compañía. Dos grandes ultrafondistas enamorados de la más joven de las Canarias, Angel Yuste y José Ignacio Delgado "Lechuga", y el fotógrafo Raúl González, se desplazaban hasta la isla para protagonizar la promo de esta edición y de paso, descubrir en primicia las "novedades" de la Ultra de este año. Junto a ellos, un extenso grupo de herreños que añaden las ganas y el entusiasmo a una prueba que ha cautivado los corazones de los menos profesionales. ¡Muchísimas gracias a todos por participar!

Pasamos por los lugares más agrestes, las zonas más impactantes y los rincones más inaccesibles y grabamos. Obviamente nos acompañaba la artillería pesada, Juanjo, que nos mostraba nuevos y extraordinarios paisajes que ha añadido a la prueba para hacerla aún más espectacular.

Corrimos, descendimos y escalamos. No vamos a desvelar más.

Podéis ver aquí más fotos del making off del fotógrafo Raúl González y a principios de la próxima semana, el resultado final estará en los canales oficiales de la VIII Maratón del Meridiano isla de El Hierro (web, facebook)

Mientras, les animamos a participar en una de las mejores trails de Canarias. Palabra de VE. ;)

Leer más»


II Travesía a nado mar de Las Calmas 2013

Nos conocimos una preciosa mañana de octubre cuando desembarcabas en ese lugar con el que llevabas soñando tanto tiempo. Nos conquistaste cuando, al mirarnos, tus ojos brillaban de entusiasmo porque ésta sería para ti una nueva experiencia inolvidable. Nos fascinaste con tu serenidad y enloquecimos con tu dulzura. Nos cautivó tu esfuerzo y nos enamoró tu historia.

Ahora déjanos a nosotros enamorarte.

Leer más»


La gran fiesta del parapente

Hay quien dice que de niños distorsionamos la realidad y tendemos a exagerar nuestra percepción pero deben creerme si les digo que recuerdo cómo el cielo de El Hierro se cubría por completo de color y movimiento. Empecé a mirarlo con apenas ocho años, fascinada, pues allí arriba había un centenar de valientes, suspendidos en el aire, cumpliendo el que ha sido el deseo eterno del hombre: volar.

De esto hace ya diecinueve años que una gran familia de audaces pilotos, amantes del deporte, de la aventura y de la naturaleza, se reúnen cada año en el Valle del Golfo para celebrar la gran fiesta del parapente: la Concentración Internacional de Parapente isla de El Hierro. Y ésta es la primera vez que nosotros la celebramos "desde dentro". Obviamente la sensación de volar es incomparable y las vistas sobre el Valle de El Golfo son asombrosas pero, permítanme decirles que desde tierra, la vista es igual de impactante. Basta con mirar al cielo de El Hierro una vez; desde que mires una sola vez ya quedarás embelesado.

Durante esta XIX Concentración Internacional de Parapente hemos ratificado que la isla es un paraíso para el deporte: senderismo, running, mountan bike, submarinismo, natación y parapente en un entorno único de apenas 270km2 de gran belleza natural. Hemos aprendido a trabajar a contrarreloj y nos hemos nutrido de las grandes historias personales que enriquecen estos eventos; como la de Héctor Verdú, único socio de honor del Club Guelillas, que con ochenta años sigue volando en parapente. Esta isla le trae muy buenos recuerdos y vuelve siempre que puede y siempre que su gran amigo, Joan A. Bellveser, uno de los fundadores del Club, lo invita. Joan nos cuenta que, casualmente, el cartel de la primera Concentración de Parapente del año 1994, es una fotografía de Héctor despegando desde Dos Hermanas hecha por él. O como la historia de María y toda su familia, que llevan diecinueve años seguidos sin faltar al encuentro con su peculiar alegría y buen rollo que nos contagian a todos.Es emocionante ver que cada deporte tiene una gran familia y el parapente en El Hierro tiene a una muy especial. A pesar de intuir que es un deporte individual y solitario, todo lo contrario. Estos días hemos visto amistad, compañerismo y mucho cariño; todos se ayudan, todos se animan en el despegue y todos se reciben con aplausos en el aterrizaje. Es emocionante ser parte de ello así que una y mil veces gracias a la organización por contar con nosotros. 

Así que ahí estamos! Descubriendo cada día que pasa que los eventos deportivos en el paraíso son nuestra nueva pasión. Este año era el momento perfecto para vivir (por primera vez) la experiencia de volar sobre el Valle del Golfo pero, con tanto trabajo no hubo tiempo para la diversión, no nos atrevimos, así que desde hoy queda anotado en nuestra pizarra de próximos retos. 
Eso sí, que no hayamos volado no significa que no hayamos disfrutado.

Leer más»